Proyecto Misionero Verano 2019

CRÓNICA DE LA MISIÓN EN SAO PAULO (BRASIL). VERANO 2019

LLEGADA Y ALOJAMIENTO

2 de Agosto, 2019. Ya he llegado a Sao Paulo, gracias a Dios. Después de 11 horas de viaje, aproximadamente, y más de una hora larga de aeropuerto (control de pasaporte y recogida de equipaje incluidos) me encuentro con Madre Terezinha y Madre Wanilda que me esperan para llevarme a la Casa Provincial de la Congregación.

Su cariñosa acogida se extiende a todas las hermanas residentes en la casa, Joana, Lourdes, Sarah, Ángeles y Regina, a la que hemos llegado después de un trayecto urbano atravesando el centro de la ciudad muy abarrotado de tráfico como el de toda gran ciudad que se precie. El coche de la congregación tiene la matrícula que permite circular hoy por la ciudad, de acuerdo con las medidas de control de la contaminación existentes. M Terezinha me muestra mi habitación y una vez instalado me enseña las estancias de la casa, residenciales y administrativas. Un edificio de cuatro plantas acogedor y funcional por el que pasa gran parte de la actividad de la congregación en la provincia.

A las 12:00 oramos y comemos juntos toda la comunidad y bajo a mi habitación a descansar un poco del viaje. Por la damos un paseo por la zona de la casa provincial y hablamos de las actividades que iremos realizando los próximos días. Me voy a la cama temprano para recuperar fuerzas lo antes posible. La habitación es acogedora y confortable. Muchas gracias.

VISITA AL “ARSENAL DE LA ESPERANZA”

Como en muchos otros lugares, Sao Paulo es una gran ciudad en la que conviven la más profunda pobreza y la riqueza opulenta de las grandes corporaciones y clases acomodadas. En medio de estos contrastes, con el fin de paliar en alguna medida el sufrimiento de los más desfavorecidos, se desarrollan proyectos humanitarios de gran mérito y valor social.

Este es el caso de la misión “Arsenal da Esperanca” que ofrece alojamiento, alimento, visitas médicas, formación, ropa, etc. a miles de personas sin techo, proporcionando diez mil raciones diarias. Con origen en la comunidad de consagrados Fraternidade da Esperanca, fundada en Italia en 1964 por Ernesto Olivero y su esposa María, Arsenal da Esperanca se constituye en Brasil, siguiendo el ejemplo de los otras dos casas Arsenal da Paz (Italia) y Arsenal do Encontro (Jordania).

El día 3 de agosto, acompañando a las Madres Teresina y Wanilda, y coincidiendo con una convivencia que la comunidad de profesores de los colegios de la congregación de Madres Concepcionista de Brasil estaba celebrando allí, realizamos una visita a las grandes instalaciones de la misión, antiguas dependencias del arsenal de Sao Paulo. Nos reciben cariñosamente y es el padre Mario quien nos guía y nos cuenta la gran obra que allí se lleva a cabo diariamente.

Los grandes comedores, cocinas, la panadería, los dormitorios con sus armarios personales para cada acogido, el ropero, la enfermería, la biblioteca y la preciosa capillita son las principales estancias del magnífico recinto, que se encuentran presididas por la casa del fundador de la obra en Sao Paulo, Dom Luciano, cuyo pensamiento y legado espiritual se recuerda y viven en cada rincón de las instalaciones a través de pósteres con sus sentencias y dibujos más inspiradores. La acogida espiritual y guía religiosa que el Arsenal ofrece a las personas que moran allí son señas de identidad esenciales de la obra llevada a cabo.

Una gran obra humanitaria y una lección de vida para todos de la que nuestro Fondo Familiar MFJF se quiere hacer eco y colaborar con su difusión.

> (se abre en una nueva pestaña)»>Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

MEMORIAL AMERICA LATINA Y MUSEO DE LOS INMIGRANTES

Justo pegado al Arsenal de la Esperanza, en otra parte de la misma edificación que en su día albergó la Hospedaría dos Imigrantes, se encuentra el Museo de los Inmigrantes. Desde 1886 a la década de 1950 estas grandes instalaciones acogían a millones de inmigrantes de todo el mundo, casi un millón de Italia, que permanecían allí durante un periodo de cuarentena antes de partir para las plantaciones de café y algodón donde subsistían como esclavos. El Museo recrea hoy muchas de las escenas vividas en aquel lugar por tantas familias y personas que llegaban a Brasil con la esperanza de una vida mejor.

Por la tarde del día 3 visitamos el Memorial de América Latina, obra arquitectónica emblemática del arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, con varios monumentos y edificios para exposiciones y biblioteca.

> (se abre en una nueva pestaña)»> Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

SANTUARIO NACIONAL DE APARECIDA

El domingo, 4 de agosto, en un día lluvioso y frío, visitamos el Santuario dedicado a la Nuestra Señora Concepción Virgen Aparecida, patrona de Brasil. Como mayor centro de evangelización de Brasil y segundo del mundo, este Santuario acoge a 12 millones de peregrinos cada año, constando de un área de 1,3 millones de metros cuadrados con casi 143.000 metros cuadrados construidos, de los cuales 72.000 se dedican a la Basílica.

El conjunto arquitectónico de la Basílica, presidido por una cúpula majestuosa, de obligada visita, consta de un conjunto de capillas, naves y espacios que convierten en un edificio religioso de gran significación tanto a nivel nacional como internacional.

Los milagros y gracias alcanzadas por la intermediación de Nuestra Señora Aparecida se testimonian en varias exposiciones con fotografías y objetos de todo tipo donados por los agraciados.

Junto a la devoción el turismo religioso está también muy presente en el santuario con grandes espacios de ocio y restauración para dar servicio a tantos peregrinos.

> (se abre en una nueva pestaña)»> Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

COLEGIO MARÍA INMACULADA. SAO PAULO

El lunes día 5 iniciamos nuestra andadura por los distintos colegios de la Congregación Concepcionista en Sao Paulo con la misión principal de compartir con toda la comunidad educativa de estudiantes y profesores mi experiencia personal al frente del proyecto humanitario de mi familia, el Fondo Maria Felicidad Jiménez Ferrer, y transmitir así unas vivencias y un ejemplo motivador. Esta va a ser, pues, mi misión este año, acompañado en todo momento por educadoras responsables de cada centro. Aunque voy a dar mi testimonio a los chicos y chicas de todos los cursos y edades, son los más mayores nuestro principal objetivo.

El día 5 lo pasamos en el Colegio María Inmaculada que se encuentra cerca de la casa provincial de la congregación en la que resido. Madre Rosangela va a ser mi guía durante todo el día, que me presente, en primer lugar, a la Directora del centro y después a los distintos profesores y tutores y después me enseñe las magníficas instalaciones del Colegio, que además alberga un centro deportivo abierto al público y que dota al centro de unas instalaciones muy modernas y completas, con una piscina cubierta incluida.

Una por una voy visitando las clases, concentrando varios cursos de los mayores en un salón de actos con mayor capacidad. La experiencia es muy bonita y sentimos como los chicos y profesores reciben nuestro mensaje abiertos de espíritu con atención e interés. Al final de la charla un chico se acerca y nos trasmite su interés por la posibilidad de colaborar también en alguna misión humanitaria. Terminamos la jornada ya con el Colegio casi vacío, una vez cumplido el horario escolar diario.

> (se abre en una nueva pestaña)»> Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

COLEGIO SANTA CARMEN SALLES. FREGUESIA DO O, SAO PAULO

Conscientes de la necesidad de llevar la obra educadora concepcionista a las áreas más pobres de la provincia de Sao Paolo, la congregación funda y construye un colegio en la localidad Freguesia do O, cercana a la capital. Con poco tiempo de antigüedad este centro va creciendo año a año acogiendo de momento solo los primeros cursos de escolarización.

En el horizonte próximo se irán acometiendo mejoras en las instalaciones para ampliar al mayor número de plazas posible. Las familias de los niños no tienen recursos necesarios para su educación y las plazas en el colegio son totalmente gratuitas. Ello es posible gracias a la subvención que el centro recibe de la casa provincial de la Congregación y de los fondos generados por la obra.

El día 6 de agosto por la mañana Madre Wanilda me lleva a visitar el colegio y me habla de la importancia del colegio para una zona tan pobre como en la que se encuentra. Nos recibe la directora del centro que nos enseña todas las instalaciones y acompaña en nuestro recorrido por todas las clases.

Los chicos cuando ven una persona que viene de un país lejano, que habla en otro idioma de costumbres y personajes distintos a los de su ciudad muestran una gran curiosidad, alegría y un afecto natural contagioso que lo recibo y siento como una bendición.

Las anécdotas con ellos se suceden y algunos cuentas que tienen familiares que hablan español y que por eso me están entendiendo. Un niño muy inteligente contó cosas acerca de España que había aprendido viendo un programa de televisión y leyendo, algo realmente impresionante.

> (se abre en una nueva pestaña)»> Puedes ver las fotos de este capítulo en Facebook >>

CENTRO EDUCACIONAL RECANTO BETANIA

Después de comer, el 6 de agosto partimos hacia un nuevo destino. Los próximos días, hasta el día 9 estaremos en un centro educacional situado en la localidad de Embu Guazu, a unas dos horas y media de trayecto en coche. Allí tendrá lugar un seminario de la Congregación con personal de los distintos centros del país y yo voy a convivir con ellas, visitando el gran colegio que tiene el centro. Madre Sarah conduce el coche y acompaña en todo momento en mi estancia en Recanto Betania.

El Centro Educacional es muy grande y consta de dos complejos separados por una pequeña carretera. El primer complejo consta de varias edificaciones y unas zonas naturales y de recreo preciosas. Las Hermanas residentes en el centro se encargan de la dirección y mantenimiento de esta zona, apoyando al Colegio en todo lo necesario. Son las Madres Concepcionistas Olimpia, Rufina, Carmen, Lucy, Dionise y Sarah, adorables todas que me han acogido con todo su afecto.

Sarah y madre Olimpia me enseñan todo el complejo y me cuentan como se organizan y las actividades que realizan. Las salas de reuniones, las habitaciones, los espacios deportivos y de recreo, la pequeña huerta, la pequeña iglesia, la casa y la capilla, además de la preciosa gruta con la imagen de la Virgen en el sendero que lleva al embalse e imponente espacio en el que se encuentra el centro. Todo realmente bonito e impresionante que la Congregación comparte con la comunidad por medio del alquiler de espacios para eventos y actividades sociales.

> (se abre en una nueva pestaña)»> Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

EL COLEGIO RECANTO BETANIA

El día 7, después del desayuno, Sarah me lleva al Colegio. Cruzamos la carreterita y entramos por el acceso principal vigilado que nos conduce a las instalaciones. Un paseo de unos cien metros con palmeras a ambos lados, bien cuidado, que tiene al final espacio suficiente para aparcar algunos coches.

Un mural precioso, pintado por el padre de una alumna, recibe al visitante con una frase de Madre Carmen Sallés “Todo lo que somos y tenemos pertenece a María Inmaculada”. Antes de empezar el recorrido por las instalaciones y empezar a conocer a la comunidad educativa, Sarah me muestra el programa de actividades que ha confeccionado para estos días en el colegio.

El objetivo es recorrer todos los cursos para hablar a los chicos de costumbres y la cultura españolas y participar en distintas actividades escolares. Por otro lado, tendremos la oportunidad de reunirnos con los profesores en distintos momentos para presentarles el proyecto humanitario familiar y las iniciativas de voluntariado que llevamos a cabo. Un intenso programa que me entrega bien detallado en una hoja (ver fotografía): Charlas, juegos, ayuda en el desayuno de los chicos, actividades de arte.

Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

Iniciamos nuestro recorrido por las clases de los más pequeños. Bien atentos y expectantes nos reciben los primeros pequeños. Les cuento algunas historias de España y enseguida se animan a preguntar: Si es un país muy grande, qué se come, qué tiempo hace, que juegos hay, y uno de ellos me pregunta que si puedo enseñarle mi lengua para ver cómo es ya que estoy contando que mi lengua es distinta a la suya pero parecida. Le enseño mi lengua entre sonrisas de los que estamos viendo la escena y le digo que no se preocupe que tenemos lenguas iguales aunque hablamos idiomas diferentes. Esta y muchas otras anécdotas hacen de la convivencia educativa una bendición que agradezco de todo corazón.

Entre los niños de la primera clase que visitamos se encuentra Rafaela, una carita de ángel que deslumbra y me trasmite una simpatía y un cariño natural que me toca el corazón. Siempre sonriente con el signo de victoria en sus deditos, disfrute de su ternura durante los días que permanecí en el colegio.

Después de cada charla todas las clases posaban al completo inmortalizando unos momentos de alegría y compañerismo.

> (se abre en una nueva pestaña)»> Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

Me preguntan también por mi edad y me piden que diga algo en portugués; yo reconozco que solo sé decir algunas palabras sueltas pero que debo ir aprendiendo alguna frase. Tras la clase se acercó una niña y me ofreció que aprendiera la siguiente frase: “Eu amo o Brasil”.

> (se abre en una nueva pestaña)»> Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

Una de las clases preparó un momento especial ordenando una entrega por cada uno de los chicos y chicas de un pequeño dibujo como saludo y recuerdo personal para mí. Según me entregaban mi regalito se incorporaban a una formación para la foto de grupo. Una verdadera expresión de cariño y alegría que me llenó el corazón.

Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

El encuentro con los profesores lo tengo en el momento de su desayuno en los que tengo la oportunidad de hablarles de mi voluntariado y el proyecto solidario familiar. Son un simpático grupo de profesionales que comparten el mismo ideario y principios educativos. Me uno a ellos encantado con el distintivo del colegio en mi sudadera nueva.

Comemos en la casa con el grupo del seminario concepcionista y por la tarde escuchamos misa en la capilla del colegio. Después de la cena tengo la oportunidad de presentar el proyecto del fondo familiar MFJF al grupo del seminario en la sala de reuniones.

> (se abre en una nueva pestaña)»> Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

GRUTA, ORACION Y MISION VECINA

El 9 de junio, temprano, visito la primorosa gruta con la imagen de la Virgen y la pastorcilla orante y rezo con el Magnificat en un momento gozoso de espiritualidad. Le doy gracias a la Virgen y le pido su bendición. Disfruto del los primeros rayos de sol en un paisaje hermoso.

Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

Justo al lado, se encuentra la Comunidad Misionera de Villaregia con un complejo muy grande, de la misma naturaleza que Recanto Betania. Obra social de la Iglesia Católica, fundada en 1981 en Villaregia, Italia, tiene una vocación misionera que se extiende por varios países y que funda en Brasil con esta casa además de la abierta en Belo Horizonte. Las relaciones entre ambas comunidades es muy buena, visitándose casi a diario para la misa que se celebra en la casa concepcionista.

Sarah y yo visitamos esta comunidad vecina antes de incorporarnos a la escuela. El espacio natural es también impresionante con una recreación de los cinco continentes y un recorrido de Via Crucis realmente conmovedor, digno de ver y disfrutar.

Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

CEREMONIA DE DESPEDIDA: “Me voy con un pedazo de vosotros en mi corazón”

A media mañana volvemos al colegio para enfilar la recta final de mi estancia y disfrutar de una ceremonia que la comunidad ha preparado con todo el cariño. En el pabellón cubierto se congregan todos los niños, niñas, profesores y cuidadores para compartir unos momentos de alegría, con música y bailes en los que participamos todos.

Al final recibo un precioso homenaje en el que mi angelito Rafaela me entrega unos obsequios en nombre de la comunidad. Un póster de los chicos de noveno dice así:

“Muchas gracias por tu visita. Que te vayas con un pedazo de nosotros en tu corazón. Con amor noveno grado”.

Mis últimas palabras en el colegio fueron para agradecer y compartir la emoción y el amor que he recibido en unos días inolvidables que quedarán grabados en mi corazón para toda la vida. Gracias y bendiciones mis queridos amigos, hermanos, de Recanto Betania.

Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

ESCUELA Y BARRIOS MÁS POBRES

Antes de comer visitamos unos barrios pobres de Embu Guazu en donde se halla la Escuela de Infantil Santa Teresina, de un gran valor social de ayuda a los más necesitados. La directora nos enseña a Sarah y a mi las instalaciones en las que los niños y niñas están en esos momentos en la hora de la siesta.

Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

Por la tarde visitamos la ciudad Embu Guazu y a una familia muy pobre a la que Sarah presta su mayor atención. La madre de 23 años con siete hijos pequeños y el padre trabajando en Sao Paulo, con tres niñas que van al colegio concepcionista pero sin garantías de aprovechamiento porque no les dejan acudir a diario a clases.

Una infra vivienda con muchas humedades y falta de las mínimas condiciones de habitabilidad. Algo que conmueve verlo y que clama que intentemos hacer algo por ayudarlas a salir adelante. Solo hacemos fotos a las niñas.

Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

VISITA A SAO PAULO

El sábado 10 volvemos a la casa provincial en Sao Paulo, después de unos días preciosos en Recanto Betania que nunca olvidaré. La oración en la gruta de Nuestra Señora quedará grabada en mi corazón. Oímos misa todo el grupo en la bonita capilla y nos preparamos para partir después de la comida. La despedida de las Hermanas es entrañable y mi agradecimiento es inmenso, de todo corazón.

Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

MUSEOS, CATEDRAL Y CASA FUNDACIONAL DE SAO PAULO POR LOS JESUITAS

El sábado por la tarde y el domingo 11, Teresinha y Wanilda organizan un maravilloso tour para que pueda conocer algunos lugares simbólicos de Sao Paulo. El Museo Paulista de la Universidad de Sao Paulo está de reforma pero visitamos sus majestuosos jardines de disfrute para familias, jóvenes y mayores. Visitamos también un museo de ciencias naturales y la iglesia de Santa Paulina.

Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

El domingo vamos al centro de la ciudad para visitar la casa fundacional de Sao Paulo por los Jesuitas, de 1554. Escuchamos una bonita misa cantada y conocemos su casa museo. Después visitamos la esplendorosa Catedral de Sao Paulo rodeada por una gran cantidad de personas sin techo, acampadas por todas partes o literalmente tiradas en el suelo. Es una situación penosa de difícil solución por la dimensión del problema, con el que se convive de manera natural, incluso con la comisaría de policía justo en medio.

Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

Nuestras últimas horas en la ciudad, por la tarde del domingo, damos un paseo por la zona financiera de Sao Paulo, cerrada al tráfico para disfrute de todos los paulistas. Un hervidero de gente que vive la ciudad de manera festiva con demostraciones, comercios, restaurantes, etc. en medio de las grandes avenidas financieras.

Puedes ver más fotos de este capítulo en Facebook >>

RESIDENCIA SANTA CARMEN SALLES Y DESPEDIDA

Creo que el mismo domingo 11, muy temprano, Teresina me lleva a conocer la residencia de monjitas ancianas que se encuentra muy cerca de la casa provincial. Oímos misa con ellas y tengo la oportunidad de ver con que amor cuidan a las más mayores.

El dia 12 muy temprano, porque mi avión hacia Porto Alegre, próximo destino para asistir a un congreso de contadores públicos de la Región de Rio Grande do Sul al que he sido invitado, sale a las 7:55, desayuno con las Hermanas que me han acogido con tanto amor durante estos días en Sao Paulo. Madres Terezinha, Wanilda, Joana, Lourdes, Angeles y Regina me acompañan en esta entrañable despedida antes de partir para el aeropuerto. Ha sido una vivencia inolvidable bendecida desde el primero al último momento y doy gracias a Dios por ello.

Mi más profundo agradecimiento y reconocimiento para toda la Comunidad Concepcionista de Sao Paulo de la que me llevo un recuerdo imborrable y que me ha ayudado a crecer un poco más como persona y misionero concepcionista. Gratitud y reconocimiento especiales para Teresina, Wanilda y Sarah tres ángeles del Señor que hacen posible el milagro diario para tantas personas necesitadas. Un abrazo enorme. Os llevo en mi corazón.

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies